El Grunge no está muerto

alice-in-chains-2013

Alice in Chains, uno de los grupos más icónicos del “movimiento grunge” se presentó en el Movistar Arena a casi dos años de su primera visita al país latinoamericano, reviviendo todos sus grandes temas y repasando sus último disco a estadio repleto, en lo que resultó ser un conmovedor viaje a los años 90 de la mano de potentes riffs de guitarras, letras desgarradoras y un sonido altamente reconocible.

Fue precisamente con remembranzas del pasado con las que el cuarteto norteamericano dio inicio a su presentación, con “Them Bones”, haciendo levantarse de sus asientos a los 15 mil espectadores que llenaron el principal recinto de eventos chileno, en lo que sería una muestra de la comunión entre la banda y el público presente.

“Dam that river”,   “Again”,  “Man in the Box”, “Got me Wrong”, “Down in a Hole”, “Rooster” y “Would?” fueron algunas de los obuses ya clásicos que salían del cañon de sonido implementado por Alice in Chains en esta presentación, haciendo vibrar el suelo del coliseo de espectáculos  en una catarsis de los que se criaron en los 90 escuchando la música oriunda de Seattle.

No quedaron fuera los nuevos sonidos del grupo, que presentaron el primer single de su última placa (The Devil Put Dinosaurs Here) “Hollow” y “Black gives way to blue”, fueron la demostración que el grunge no está muerto, sino que más fuerte que nunca apunta a un retorno triunfal.

Punto alto queda para la parte más desenchufada del espectáculo, donde “No excuses” trajo a la memoria de los asistentes el disco “unplugged” que la agrupación grabó para la cadena MTV con la participación de su primer y mítico vocalista, trágicamente fallecido, Layne Stanley.

En resumen podemos hablar -desde una subjetiva apreciación, por cierto- de una noche redonda, donde quedó de manifiesto que el tiempo tomado por la banda para rearmarse, escoger un nuevo vocal y agregar más potencia y sentimientos a sus canciones puede marcar una nueva era en el rock, con un retorno a esas desgarradores, pero no menos impactantes, letras de los noventa.